27 Feb

CAJITA DE SORPRESA

NUTRITIVAS

¿Quién no adora comerse un huevo pasado, uno poché al vino o una omelette con verduras? Lo cierto es que más de 23 millones de huevos al año se producen solo en la China y en América el primer lugar lo tiene México con una producción de casi 3 millones al año. Y es que el huevo es uno de los alimentos más completos que existe. Sus propiedades nutricionales lo ubican en un lugar importante por su aporte de proteína, mayor que la de cualquier alimento integral, y por su precio resulta accesible para cualquier bolsillo.

Está compuesto por tres partes aprovechables: la cáscara que contiene entre 750 y 800 miligramos de calcio; la yema que está compuesta en un 50% de agua, proteínas y la mayor parte de las vitaminas y minerales; y la clara, que es una mezcla de 90% agua y proteínas.

Estudios recientes señalan que las proteínas del huevo se encuentran en perfecta relación entre cantidad y calidad respecto a los diferentes aminoácidos que necesita una persona. Además, provee de antioxidantes así como de vitaminas A, B2, B12, D y E, ácido fólico, y minerales como: Fósforo, Selenio, Hierro, Yodo y Zinc.

Los nutrientes que tiene esta cajita de sorpresas contribuyen a la regeneración celular, al buen funcionamiento del sistema inmune, a la prevención de ciertos procesos degenerativos en enfermedades cardiovasculares, procesos oncológicos en general, diabetes e incluso las cataratas y para que los nervios y músculos funcionen adecuadamente.

Es importante consumirlo fresco, es decir, que no puede tener más de 28 días después de la puesta. Además, se recomienda conservar en la nevera y no lavar a menos que se vaya a usar inmediatamente.

¿Cómo podemos saber si el huevo está fresco? Se sumerge el huevo en un recipiente con un litro de agua y una cucharilla de sal, si el huevo se hunde, es fresco; si se inclina unos 45 grados, está en un punto intermedio; pero si flota, es que ya está pasado.

Para la mayoría de los hogares es imprescindible contar con huevos en la cocina, pues entre sus propiedades más destacadas se encuentran la espumante, la adhesiva, la aglutinante, la clarificante, la coagulante y gelificante, la colorante, la emulsionante y la aromatizante, lo que significa que es ideal para repostería, salsas, cremas y ensaladas, entre otras utilidades.

La técnica para el aprovechamiento de los huevos, denominada avicultura se originó hace unos 8000 años, cuando pobladores de ciertas regiones de la India, China y otras zonas de Asia domesticaron a las gallinas que habitaban en la jungla.

Desde entonces, la producción y el consumo de huevo continúan aumentando en la mayoría de países en todo el mundo. Alrededor del 70 por ciento de la producción mundial está concentrada en 10 países: China, EEUU, India, Japón, México, Rusia, Brasil, Indonesia, Francia y Turquía, según un estudio realizado por Jerry Dreyer de Hy-Line International, EUA, junto a representantes de la Comisión Internacional del Huevo.

América Latina produce casi el 11 por ciento de los huevos del mundo y alrededor de un tercio de la producción de esta zona se da en México, Argentina y Colombia.

Cada parte del huevo se puede utilizar de distinta manera, por un lado, las claras son ideales para suflés y tortillas; mientras que la yema, es favorita en salsas y en ciertas recetas de repostería, como las galletas.

El calcio de la cáscara molida en polvo, se está probando para pacientes con problemas renales que necesitan dietas bajas en fosfatos. También para enriquecer productos de pan y bollería, así como bebidas de frutas.

LEAVE A REPLY