14 Dic

Conocida también como cereza de las Antillas, por ser originaria de esa región y, como cerecita, por su similitud en forma y tamaño a la cereza, la acerola es una fruta que nace de un pequeño arbusto o árbol que mide entre 3 y 6 metros de altura. Se caracteriza por su piel lisa de color rojo, pero en su interior es amarillento dividido en gajos, con tres semillas duras y apretadas.

En Bolivia, especialmente en Santa Cruz, se cultiva la acerola en los jardines, porque es una planta decorativa muy apreciada.

La fruta es carnosa, jugosa y de sabor muy ácido. Esto se debe a que concentra una gran cantidad de vitamina C, (entre 1.000 y 4.000 mg de vitamina C por cada 100 g), que la convierten en una fruta con altas propiedades antioxidantes y anti infecciosas, especial para combatir los resfríos, pero que también estimula las defensas del organismo creando anticuerpos contra los gérmenes y virus.

Concentra un alto contenido de minerales, flavonoides y antocianinas que ayudan en la prevención de enfermedades gracias a sus propiedades antioxidantes.

Es una fruta muy utilizada para tratar la hipertensión, mejorar la circulación y para reducir el riesgo de padecer accidentes vasculares, al conservar la fuerza y elasticidad de los vasos sanguíneos, así como a prevenir la formación de coágulos.

Además sus componentes ayudan a regular los niveles de azúcar en la sangre y reduce el riesgo de obesidad. Solamente 100 gramos de acerola contienen 32 calorías, por lo que se convierte en la aliada perfecta para bajar de peso y mantener el cuerpo con nutrientes y vitaminas de frutas.

La acerola se emplea en la industria de las golosinas, en especial en las conocidas ‘gomitas’. La cosmetología la ha incorporado hace poco tiempo, utilizando su extracto para elaborar productos para el cuidado de la piel y del rostro por sus efectos antioxidantes que le hacen frente al envejecimiento.

En la cocina se consume como fruta fresca y madura, para preparar variedad de jugos, zumos, batidos, mermeladas, postres dulces y salsas que pueden acompañar carnes de cerdo o pollo a los que se le quiera agregar un toque agridulce; incluso es muy utilizada en la elaboración de licores y aguardientes.

 

LEAVE A REPLY