Organización

Cuenta regresiva

Acabas de decirle: ¡sí quiero! y empiezas a soñar e imaginar cómo quisieras que fuera la boda. Ahora toca asumir el reto de la organización. Para ello muchas parejas optan por contratar los servicios de los wedding planner quienes se ocupan de todos los detalles de la boda bajo la atenta supervisión de los novios.

Estos profesionales buscan los mejores proveedores, salones, decoración, siempre de acuerdo con el gusto de los novios, y supervisan cada uno de los pasos, incluso el día de la boda. Las llamadas ´Hadas madrinas del siglo XXI´ conceden las ideas más creativas y originales que se les ocurra a los futuros esposos.

El primer paso es manejar una agenda y dividir los preparativos de la boda por meses.

Un año antes se decide la temática y la magnitud de la fiesta, y se calcula la cantidad aproximada de invitados. Una vez definido el presupuesto con el que cuentan, se hace el listado de los servicios que requerirán y se consulta varios presupuestos de los salones, catering, organizadores de eventos y recién se realiza la reserva.

Seis meses antes se elige el vestido de la novia, el traje del novio, el catering, la productora para fotografía y filmación, la torta, las alianzas, los testigos del civil y religioso y por último, el hotel y pasajes del lugar donde pasarán la luna de miel.

Tres meses antes es momento de encargar la impresión de las invitaciones, las minutas con el menú, las tarjetas de agradecimiento, los centros de mesa, vajilla y toda la decoración de la fiesta. Además se debe realizar el contrato de limusina o el transporte del traslado a la Iglesia y la fiesta, encargar los souvenirs y la entrevista con la peluquera para la prueba del peinado y el maquillaje.

Dos meses antes deben hacer llegar las invitaciones con la sugerencia de lista de regalos, confirmar la lista de invitados y buscar el ajuar de la noche de bodas.

Un mes antes es la prueba final del vestido de novia y confirmación del horario con la peinadora y maquilladora. También debe estar listo el ajuar, las alianzas, los centros de mesa, los souvenirs y redactar las tarjetas virtuales de agradecimiento por los regalos a medida que llegan.

Una semana antes, alista las valijas para la luna de miel, recoge los pasajes, el pasaporte si fuera necesario, el voucher del hotel y fija un día de spa en pareja.

Finalmente, después de meses de estrés y correteos en la organización, solo restan 24 horas para disfrutar de su gran día, ¡háganlo porque es irrepetible!

 

LEAVE A REPLY