4 Jul

Têtê de Moine

Flor de queso

 

El Têtê de Moine es un queso muy aromático, que se elabora con leche cruda de vacas alimentadas con pastos naturales, sin hormonas y sin aditivos, cuya característica principal es su original forma de presentación, ya que no se corta sino que se raspa con una girolle o rizador, y se sirve en forma de flor, potenciando así su sabor, ya de por sí bastante intenso.

 

Es un queso semiduro, de forma cilíndrica de alrededor de 800 gramos, elaborado de manera artesanal, que cumple con los estándares de calidad marcados por la Denominación de Origen Suiza. Tiene un tiempo de maduración de dos meses y medio hasta cuatro.

 

Conocido en sus orígenes como Bellelay, por la Abadía en la que se lo elaboraba, cambió su nombre durante la Revolución Francesa a Têtê de Moine o Cabeza de Monje. Se dice que los monjes fabricaban el queso para aprovechar el excedente de leche que tenían, y que la técnica surge a partir del raspado que le realizaban al queso ‘en visitas nocturnas’, tratando de ocultar, al solo rasparlo, que se lo comían a escondidas. Lo interesante es que a partir de esto habrían descubierto que el sabor mejoraba notablemente, al aumentar la superficie de contacto con el aire.

 

Es el queso perfecto para aperitivos, decorar tablas de queso, y servirse acompañado de frutos secos, uvas o higos y marida a la perfección con vinos blancos o tintos jóvenes.

LEAVE A REPLY